Santo Domingo Oeste.- El primer teniente de la Policía Nacional, Juan Mercedes Vásquez, quien falleció de un disparo en un supuesto secuestro ocurrido en el sector Los Rosales de El Tamarindo en Santo Domingo Este, fue un oficial que le respetaban y querían en su sector del Ensanche La Altagracia de Herrera.

Así lo informó su cuñado José Luis Colón quien definió a Mercedes como un ser humano querido por todos y quien destacó sus cualidades de liderazgo, el que pudo desarrollar en la Policía Nacional por alrededor de 20, de sus 37 años de edad dedicados a la prevención y combate de la criminalidad.

En la Funeraria Blandino de Herrera,donde fueron velados los restos del oficial,se pudo observar a decenas de uniformados compungidos. Algunos con lágrimas y cabizbajos mientras otros agentes se rotaban para hacer guardia de honor frente al cuerpo sin vida del agente.


Tres niños en la orfandad

El teniente dejó en la orfandad a un niño de dos años y dos niñas entre los siete y nueve años. Los familiares afirmaron que era un ejemplo, buen padre, buen hijo y hermano y muy querido por sus compañeros de profesión.

En su sector del Ensanche La Altagracia de Herrera le respetaban y quería todos. Al igual, en el Palmar.

Actualmente, Vásquez estaba soltero y se había mudado de su vivienda en el Palmar de Herrera hacia la zona de multiapartamentos en las proximidades de Operaciones Especiales,en Manoguayabo.

Era hijo del fenecido señor Juan Mercedes y la viuda Ana Orieta Vásquez, ambos originarios de San Francisco de Macorís y además de su hermana tenía un hermano de nombre Ramón Mercedes.

9 de diciembre 2019