Santo Domingo Oeste.- En La Loma del Chivo, un barrio ubicado en el kilómetro 12 de la Carretera Sánchez, perteneciente al municipio Santo Domingo Oeste, una de sus estrechas calles se ha convertido en una zona para que algunos moradores, hombres y mujeres,  oren todas las tardes  y  pedirle a Dios por el fin del coronavirus.

Para evitar el contagio y propagación del COVID-19, los cultos en las iglesias o templos religiosos se encuentran suspendidos, por lo que en diversos barrios de la capital algunos residentes han decidido ponerse de acuerdo y reunirse en grupos en la vía pública a una hora específica para realizar oraciones.

Pero en La Loma del chivo hay un conclicto con la Policía con estas oraciones grupales en una de sus estrechas  vías, los líderes han decidido programar las oraciones pasada las cinco de la tarde, cuando queda prohibido el tránsito y la circulación de personas por el toque de queda.

Esto ha traído por consiguiente la advertencia de la Policía, que de seguir haciéndolo pasada la cinco de la tarde, podrían ser arrestados, sugiriéndole reunirse para orar una hora antes de la entrada del toque de queda, porque en los alrededores algunas personas están aprovechando para violentar la medida, saliendo a caminar o reuniéndose para tomar alcohol.

Dicha propuesta ha sido rechazada por los moradores que utilizan la calle para sus oraciones alegando que antes de la cinco de la tarde transitan muchas persona por la vía, interrumpiendo o impidiendo que se  concentren en sus plegarias y oraciones al señor.




Carmen Encarnación, una de las encargadas de las oraciones diarias, acusa a un mayor de la Policía de hostigarlos cada vez que realizan las oraciones, por lo que la gente ha cogido miedo de reunirse o salir a la calle.



Dice que llevan quince días reuniéndose en la calle, pese a la advertencia del oficial de la Policía y esperan reunirse con él cuando aparezca por el lugar para aclarar la situación.

Solicitan a las autoridades  que los dejen orar tranquilamente en dicha vía  a esa hora durante el toque de queda, ya que ellos cuando lo hacen es por media hora, manteniendo la distancia y luego de concluída las oraciones, se marchan a sus casas para respetar la medida.

Redacción La Zona Oeste
26 de abril 2020