Por David Ramírez

Los Alcarrizos.- A escasos cuatro meses de haber asumido el cargo, al alcalde Cristian Encarnación, al parecer la basura le ha ganado la batalla, ni siquiera ha podido conseguir que esté limpia de desechos por un día una de las vías principales del municipio, por no decir los barrios y sectores populares, donde se  ven en las calles montañas de basura.

La calle Duarte, una de las vías principales del municipio, se encuentra llena de basura por doquier, tanto en las aceras y contenes, constituyendo un obstáculo para los transeúntes.

El abandono de la recogida de la basura en los barrios populares del municipio es peor, ya que  los camiones recolectores no están entrando a recoger la basura, creando vertederos improvisados que atentan contra la salud de sus moradores.

Vertederos improvisados ocupan las aceras y contenes, como el vertedero improvisado frente a la escuela primaria Lope de Vega, en la antigua Carretera Duarte, también en la calle Napoleón Bonaparte, así como en las calles principales de los sectores El Progreso, La Piña, barrio Landia, Pueblo Nuevo, Invi, Obras Públicas, Los barracones, Savica, La Fe, entre otros barrios populares.

Vertedero a escasos metros del Palacio Municipal de Los Alcarrizos


Los residentes se quejan de que los camiones del ayuntamiento llevan días que no recogen la basura y tienen que soportar los malos olores y la proliferación de alimañas, por lo que dicen  no aguantas más esa situación.

Se quejan que aparte del estrés que le ha causado la crisis sanitaria  generada por la pandemia del coronavirus, temen que se propague otras enfermedades, como la leptospirosis e infecciones respiratorias, en vista de que sus viviendas se han visto invadidas por ratones, gusanos cucarachas y otros insectos que salen de los vertederos improvisados.

Desde que se juramentó en el cargo, el 24 de abril pasado, el alcalde Cristian Encarnación, ha llamado a los residentes del municipio a mantener la calma, prometiéndole resolver el problema en el menor tiempo posible y achaca la situación a la enorme deuda dejada por la pasada administración, como a la rescisión del contrato del servicio que brindaba la compañía recolectora Higiene Integral.