Pantoja, Los Alcarrizos.- El distrito municipal Pantoja, ubicado próximo a la entrada principal del municipio Los Alcarrizos, está huérfano de autoridades. Los servicios de recogida de basura, agua potable, educación, salud, de energía eléctrica, arreglo de calles y desempleo brillan por su ausencia, a pesar que cuenta con una población pujante que va en desarrollo con el correr de los años.

Esta laboriosa comunidad, rodeada por la autopista Duarte y las avenidas Monumental y República de Colombia, fue creada mediante la Ley 64-05 de enero del año 2005, pero es el 20 de febrero del 2007, cuando comienza a funcionar el órgano de gobierno local representado en la Junta Municipal de Pantoja.


De acuerdo a datos obtenidos, este poblado, cuya entrada principal está en el kilómetro 15 de la autopista Duarte, próximo a Los Alcarrizos, comenzó a ser habitado hace más de 100 años, y desde sus inicios su desarrollo urbano ha sido significativo. Actualmente tiene alrededor de 60 barrios con una población de casi 29 mil habitantes.

Algunos comunitarios cuentan que este poblado surgió al radicarse un grupo de españoles que tenían el apellido Pantoja, tras lo cual, otros familiares comenzaron a poblar el lugar, especialmente de apellidos Reynoso, Solano, Batía, y Pacheco.



Al principio, alrededor de 10 fincas ganaderas se situaron cerca del camino vecinal La Isabela, donde se desarrolló la vida de los habitantes de Pantoja. El entorno aún conservaba un aspecto semirrural que se observaba en el diseño de las casas, casi todas dotadas de amplios y floridos jardines. Este poblado  estuvo dividido en tres partes: Pantoja I, la etapa por donde se inició la comunidad; Batía, espacio ocupado por Pantoja II, y Pantoja III, situado al fondo del sector, y que se extiende hasta el río Isabela.

Los primeros habitantes de Pantoja recorrían grandes distancias para buscar fuentes de ingresos económicos en la venta de leche, carbón, tierra negra, y otros trabajos informales. Sin embargo, fue en la década de 1973 cuando esta comunidad comenzó a convertirse en una zona industrial donde se instalaron empresas como Pegoro Industrial, Cartonera Hued, Industria Metálica del Caribe y Duragás. Allí también funcionan otras empresas como Hadel, dedicada a la elaboración de pegamento, y Endesi Rizek, que confecciona sacos de sisal y yute.

Entre los barrios enclavados en Pantoja figuran José Contreras, Villa Duarte, barrio 23, La Isabela, Villa el Palmar, Villa Morada, Villa María, la 800, Los Rieles, La Redención, Las Colinas del Norte, Progreso, Don Gregorio I y II, Carmen Renata I, II y III, Los Prados de Pantoja, Pegoro, Los Humildes, Villa Pantoja, Ciudad del Sol, Jardines de Pantoja, Los Platanitos, Villa del Palmar, Palmarejo, Cerros del Oeste y Don Miguel, entre otros.

Pero pesar del crecimiento poblacional y el desarrollo económico experimentado con el correr de los años, Pantoja languidece por la falta de los servicios básicos, como son el agua potable, energía eléctrica, la recogida de basura, escuelas, hospitales y sus calles deterioradas, sin que las autoridades correspondientes hagan nada para resolver esos problemas.

A modo de ejemplo, los servicios de agua potable y de recogida de basura brillan por su ausencia en los diferentes sectores, Hay residenciales como los Carmen Renata y Don Gregorio que el agua potable tiene meses que no llega a la cañerías con regularidad y de la recogida de basura ni hablar, ya que los camiones compactadores tardan hasta un mes para recoger los desperdicios.

La carencia de estos servicios básicos mantienen la población con el grito al cielo, ya que para poder suplir medianamente sus necesidades tienen que comprar camiones de agua hasta 1,600 pesos y pagar por la recogida de basura a particulares.

Pero lo grave de todo esto es que la  Junta Municipal, o sea, la Alcaldía que dirige Mario González, está en las narices de los residenciales Carmen Renata y Don Gregorio, y al parecer las autoridades municipales no se dan por enteradas de los problemas,  o se hacen “los chivos locos”.  Hasta cuándo será esto Señor Alcalde.

Por  Abraham Montero
27 de agosto 2019