Los Alcarrizos.- El río Lebrón, ubicado entre los municipios Pedro Brand (La Guáyiga) y Los Alcarrizos (Palmarejo-Villa Linda), amaneció este sábado con su “propia isla de plástico”. Las toneladas de basura que este arrastró por las lluvias que cayeron en los últimos días, lograron tapar el puente que cruza por el barrio Mano de Dios, en el distrito municipal de Parmalejo Villalinda.
Según los moradores del sector, parte de la basura proviene de los residentes de Manoguayabo, Los Alcarrizos y los kilómetros 26-28 de la autopista Duarte, quienes a diario lanzan desechos sólidos a esta subcuenca de río Isabela.
El dirigente comunitario, Alexander Florián, informó que los habitantes del entorno no pueden transitar por el puente ya que el nivel de agua casi llega a la calle y, en los días de lluvia, esta puede cubrirlo en su totalidad.

Florián resaltó que el agua está contaminada y llena porque no han intervenido el río. Asimismo, dijo que “la inconsciencia de las personas que tiran basura en sus caudales fue lo que provocó que en la mañana de este sábado el puente se haya obstruido”.


María Díaz comentó que se vio obligada a salir de su vivienda bajo la lluvia por temor a quedar arropada en las aguas cubiertas de basura, ya que el río Lebrón tiende a crecer sin control cuando llueve.

Su hermana, Esperanza Díaz, comentó que la comunidad necesita un puente más alto y mejor condicionado. Asimismo, dijo que cuando llueve el agua que entra a su vivienda, ha llegado a cubrirle la mitad del cuerpo y que la basura que alberga el río es el principal foco de contaminación de la comunidad. “Este río es el desagüe de Los Alcarrizos”, añadió.

Luis Manuel Taveras declaró que “nadie les da una mano amiga” frente a la necesidad de un nuevo puente en la zona. Agregó que el río no está dragado ni acondicionado para recoger la basura que los ciudadanos le arrojan.




Falta conciencia

Gyax agregó que se debe educar a las personas para la recolección de basura y evitar que esta llegue a las cañadas y a su vez a las costas.

Un recolector de basura, que no quiso ser identificado, dijo que los desechos deben ser recogidos por una malla en las cañadas y ríos y no esperar a que llegue al mar, donde es más difícil recogerla.

Varios voluntarios coincidieron en que se debe educar a la población para que deje de lanzar basura por doquier. De igual modo, expresaron que las cañadas deben ser intervenidas de emergencia y acondicionadas para sacar la basura de su interior.

Por Alexa Olivero
21 de septiembre 2019