Santo Domingo Oeste.- Calles delimitadas por aguas residuales, basuras y un penetrante hedor a pestilencia marcaban el sendero de varias calles en el barrio Café de Herrera, en Santo Domingo Oeste, donde los habitantes se encuentran afectados desde hace varios años por esta condición que viene perturbando a todos los que viven en la zona.

Los charcos de agua contaminada son sinónimos de un elevado número de proliferación de enfermedades.

Los moradores resaltaron que tanto niños como adultos viven constantemente afectados por padecimientos de la piel y enfermedades producidas por la picadura de mosquitos.

“Esa agua estancada nos está matando, miren como tengo esa mano”, explicó Luisa Herrera, quien tiene 5 años viviendo en el barrio.


Consultados refirieron que por la proliferación de mosquitos y ratas, se han presentado casos de dengue hemorrágico y otras enfermedades, y síntomas de alergia en la piel.

Durante una conversación, otra de las habitantes, Altagracia Ferreras, expresó que este problema lleva más de 20 años afectando a todos los que habitan el lugar. Un rostro disgustado le caracterizó al hablar acerca de la lucha que está realizando la junta de vecinos desde hace años, sin tener respuestas de las autoridades.

“Las autoridades han venido, pero no han hecho nada. Ellos tienen a esta comunidad en el olvido y, como ves, esta condición acabará con los que habitamos aquí”, agregó la residente.

Según narraron algunos moradores, diferentes familias han abandonado sus hogares producto de esta “situación inhumana” que impera en estas calles.

Por Melan Pérez
3 de octubre 2019