Santo Domingo Oeste.- “El hambre no se hace esperar, y aquí tenemos gentes a orilla de cañadas y algunas zonas donde no ha llegado nada”, proclamo Rafael Dario Ramírez, presidente de la Junta de Vecinos Engombe Bayona en el municipio Santo Domingo Oeste.

De acuerdo con el comunitario en ese entorno hay personas que atraviesan por situaciones muy precarias como en  Hacienda Jiménez, El Cielo, La Marayona y otros sectores que aglutinan unas 300 familias donde las ayudas no han llegado.

Precisó que las raciones alimenticias se han limitado a Escuelas como Esteban Martínez, de la modalidad de tanda extendida, y una buena parte están fuera de esa plataforma.

«Nos falta de todo, el servicio de agua en algunas zonas como la Cañada Hacienda Jiménez en donde viven cientos de familias es preocupante, más del 60 por ciento de la gente vive del chiripeo y las condiciones de las calles una buena parte están deterioradas”, puntualizó el dirigente barrial ubicado en la calle Julián Echavarria esquina Anastacio Tronila, próximo al play.

El referido sector ubicado detrás de la Cervecería Bohemia, se caracteriza por familias que viven en condiciones de hacinamiento, en parte atrás de anexos y casuchas en mal estado, donde es difícil guardar un distanciamiento social adecuado y carecen de unidades de atención medicas.

En el kilómetro 14 hay familias pasando hambre

Moradores del sector El Paraíso y su entorno en el Kilómetro 14 del municipio Santo Domingo Oeste, dicen estar desesperados por la falta de alimentos y las presiones de dueños de casas cobrándoles las rentas, sin ellos tener trabajo.

“Demandamos de la Comisión de Alto Nivel del COVID-19 y el Plan Social de la Presidencia a que intervengan la zona del Kilometro 14, que abarca mas de diez sectores, donde hay mas de cinco mil viviendas de escasos recursos, de personas que trabajan hoy para comer mañana”, enfatizó José Luis de León, presidente de la Junta de Vecinos de Los Alcarrizos.

El comunitario dijo que allí la mano amiga del Gobierno a través del Programa Progresando ni a una buena parte de las escuelas les ha llegado ayuda, porque apenas un plantel tiene modalidad de Jornada Extendida.

Dijo que la generalidad ha agotado lo poco que tenían y se mantienen a expensas de la solidaridad de los vecinos, en vista de que dependen de trabajos informales en las calles, que no pueden realizar por el aislamiento impuesto.

Asegura que hay familias pasando hasta hambre, y aunque quieren someterse a las medidas tendrán que resignarse a que los mate el virus y no el hambre. Algunos se quejaron de que los dueños de casas no les quieren dar tregua con el cobro de los alquileres.

Entre los barrios que se encuentran desprovistos, De León citó: El Paraíso, La Joya, Las Palmeras, Los Solares, La Ciénaga, residencial Michel Mari, Los Cerros y otras áreas colindantes, donde reclaman que las autoridades hagan un levantamiento para que comprueben la situación de precariedades en que viven.

En Pedro Brand una persona con COVID-19 falleció por la falta de alimento

En condiciones similares se encuentran en el sector Los Cocos en Pedro Brand, detrás del Hospital Psiquiátrico dijo Ureña que una persona falleció del COVID-19 ante la falta de alimentos y atenciones médicas, ya que allí están en condiciones de abandono no llegan las entidades como el Plan Social, Progresando ni otras que están brindando soporte a las familias.

“Por eso estamos llamando a los empresarios, al Estado Dominicano y otras organizaciones que deseen contribuir y ayudar en la mejora de las condiciones de las familias mas pobres”, detalló Ureña, que trabaja en coordinación con otros núcleos de ayudas que se han unido con intención de ayudar a través del Programa Alimentando, la Plataforma ONg, la revista Digital 15, y por integran FunKimemer.

Ureña trabaja aspectos relativos la salud, promoción de hábitos activos de alimentación, recreación, y abarcan otras localidades como San Pedro, San Juan de la Maguana y sectores de la Provincia Santo Domingo como Mendoza y Villa Faro.

Por Yanet Féliz
28 de abril 2020